some image

Abertis capta a su nuevo socio en Oriente Medio y le vende el 40% de la filial chilena

Socorro Fernández 11 octubre, 2016

Abertis está a punto de cerrar la venta de entre el 20 y el 40% de su filial de concesiones en Chile por entre 700 y 1.400 millones de euros a un fondo soberano de Oriente Medio. La operación, pendiente de las últimas autorizaciones del país latinoamericano, tiene dos objetivos estratégicos: obtener fondos para sus nuevas inversiones y reducir la deuda, así como encontrar un nuevo socio tras el divorcio con OHL.
La empresa catalana controlada por CaixaBank se ha dado prisa para sustituir a la constructora de la familia Villar Mir, que en los últimos dos meses y medio se ha desprendido de un 11,4% de Abertis por 1.410 millones de euros para salir de su atolladero financiero. Aunque al ‘holding’ de los Villar Mir aún le queda cerca de un 2,5%, se da por hecho que lo venderá en cuanto la cotización de la compañía gestora de autopistas digiera la última colocación acelerada.
Conocidas desde hace tiempo las intenciones de su ya exsocio, la dirección de Abertis, encabezada por Francisco Reynés, lleva meses negociando la búsqueda de un inversor que ocupe el lugar de OHL y le ayude a pujar por las numerosos activos de infraestructuras que están a la venta en todo el mundo. Últimamente, los aeropuertos, las autopistas y los activos eléctricos —Heathrow, Repsol, Gas Natural, Redexis o Madrileña de Gas han pasado a sus manos— son presa de los grandes fondos de capital riesgo especializados en este sector por la ingente liquidez que acumulan, contra los que las empresas industriales apenas pueden luchar.
Según distintas fuentes, Abertis tiene conversaciones muy avanzadas con un fondo soberano de Oriente Medio con el que firmará una alianza estratégica. El primer paso será la venta de una participación minoritaria de su negocio de concesiones en Chile, que agrupa la gestión de seis autopistas. En una fase inicial, le traspasará el 20% de esta sociedad por unos 700 millones de euros, ampliable hasta el 40%, por lo que la operación total ascenderá a 1.400 millones.img_1088
Fuentes del Banco Santander, que asesora la operación, han asegurado que con esta transacción Abertis obtendrá dinero fresco para financiar sus inversiones y reducir su alta exposición a Latinoamérica. Según el banco presidido por Ana Botín, el 100% de la división chilena de Abertis tiene un valor aproximado de 3.140 millones de euros, con una tasa de crecimiento acumulado del 7,71%. En 2015, esta filial obtuvo un beneficio de explotación o ebitda de 200 millones.
El sustituto de OHL vendrá, según otras fuentes próximas a las negociaciones, de un fondo soberano vinculado a Abu Dhabi, Qatar o Kuwait, con cuyos gobiernos Abertis ha mantenido conversaciones en los últimos meses. Estos tres países del Golfo Pérsico gestionan miles de millones a través de Abu Dhabi Investment Authority (ADIA), Qatar Investment Authority (QIA) y Kuwait Investment Authority (KIA). Las citadas fuentes declinaron identificar al comprador porque la firma del acuerdo es confidencial
Con el ojo puesto en México
Abertis Autopistas Chile es dueña del 100% de cinco concesiones viales interurbanas: Autopista del Sol (Santiago-San Antonio, 133 km), Rutas del Pacífico (Santiago-Valparaíso-Viña del Mar, 141 km), Autopista Los Libertadores (Santiago-Los Andes, 116 km), Rutas del Elqui (Los Vilos-La Serena, 229 km) y Autopista Los Andes (Ruta 60 Ch, 92 km). Las cuatro primeras fueron de las primeras autovías de peaje que se licitaron bajo el modelo de concesión a inversiones privados en el país, hace ya casi dos décadas. Asimismo, la empresa con sede en Barcelona tiene el 100% de la carretera urbana santiaguina Autopista Central (61 km), que atraviesa de norte a sur la capital chilena.img_1090
La compañía española está interesada en reducir su presencia en Chile, cuya economía se ha desinflado en el último año, y aumentarla en México. De hecho, Abertis sigue muy de cerca la venta de una autopista en manos de Goldman Sachs y cuyo importe asciende a 2.000 millones de euros, operación para la que le vendrán muy bien los fondos que le aporte su nuevo socio.