some image

Las empresas españolas incrementarán su inversión extranjera directa en Iberoamérica en 2018

Socorro Fernández 8 marzo, 2018

Acudimos hasta la Casa de América en Madrid, a conocer la 11º edición del informe Panorama de inversión española en Iberoamérica, investigación realizada sobre una muestra de 105 empresas -47 con facturación de más de 500 millones de euros; la de 30 de ellas varía entre los 50 y 500 millones y la de 28, de menos de 50 millones-, entre los meses de septiembre y diciembre de 2017 liderada por la escuela de negocio Instituto de Empresa (IE).

De entrada digamos que las naciones con una mejor percepción de su situación económica para este 2018 entre los consultados son, por este orden, Perú, Chile, Colombia y México. Además, los cuatro son los miembros fundadores de la Alianza del Pacífico.

Algo que distingue a la inversión procedente de España de la estadounidense es que la hispana busca preferentemente ampliar su radio de acción; son de mediano y largo plazo, llegan con la intención de permanecer. La norteamericana busca eficiencia y costes reducidos, si esas condiciones dejan de existir suelen marcharse. En el informe del IE se constata que un 38% está disponible para crecer vía adquisiciones y así ir ganado presencia allí donde se establecen.

Un 64%, por otro lado, sostiene que el entorno económico mundial afectará favorablemente a la región. Esta sensación de mejora se comenzó a percibir a contar del segundo y tercer trimestre de 2017, trasladándose al precio de algunas materias primas. Las grandes dudas vienen de China y de la anunciada subida de tasas en los Estados Unidos.

En la presentación de los resultados se destacó que un 75% de las compañías encuestadas tienen considerado aumentar sus inversiones en Latinoamérica. El porcentaje sube al 82% si solamente se consideran a las pymes. Un 25% piensa mantenerlas y solo el 1% las reduciría.

Refiriéndose a las ventajas competitivas de invertir en Iberoamérica, tanto las grandes firmas como las pymes coinciden en un 78% que el acceso al mercado interno es la principal. En cualquier caso, las medianas y pequeñas valoran otras tales como acceso a materias primas; mano de obra cualificada; competitividad; ubicación geográfica ventajosa. Por el contrario, las sociedades con ventas por encima de los 500 millones aprecian el acceso de libre comercio con terceros países.

Hablando de riesgos, los que preocupan son el tipo de cambio (21%), en países como México y Colombia; la inseguridad ciudadana (18%), en México, Honduras, Guatemala, El Salvador y Brasil; desaceleración económica (16%), en México y Brasil; inestabilidad jurídica (16%), en Venezuela; inestabilidad política (12%), en Venezuela, Honduras y Brasil; infraestructuras (4%), en Brasil, Costa Rica y Perú.

En general, los empresarios aprecian menos riesgos de cualquier clase para materializar sus inversiones. Abundando, en relación con el reporte de 2017 la casi totalidad de las preocupaciones bajan. La excepción es la inseguridad ciudadana, que sube, y el tipo de cambio, que, aunque es baja, lidera el listado de los desvelos.

Mejora en la facturación

El 68% de las multinacionales y el 47% de las pymes presentes en Iberoamérica esperan que en los próximos tres años su facturación sea mayor en esa región que en España.

Interrogados acerca la visión de las metrópolis iberoamericanas (Bogotá, Buenos Aires, Ciudad de Panamá, Lima, Ciudad de México, Miami, São Paulo y Santiago de Chile), en relación con su seguridad, conectividad aérea, calidad de vida familiar y ocio, figura Miami con la evaluación principal, seguida de cerca por Santiago de Chile. Se consideran destinos apetecidos por los directivos para ser expatriados junto a sus familias.

Remitiéndose a la Alianza del Pacífico, el 32% la estima como muy beneficioso y el 56% como muy positivo. Recordemos que esta elimina los aranceles al 92% de los bienes y servicios que comercian entre sí. El 8% restante, en su mayoría productos agrícolas, quedarán incorporados en breve. Asimismo, se está atento a un posible Acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur.

Finalmente, la llegada de capitales españoles crecerá en México, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Argentina y Chile. En el resto se mantendrá y se verá reducida en Venezuela. España, es el segundo inversor en América Latina, tras Estados Unidos. Y lo trascendental, los proyectos allí donde se asientan llegan con la decisión de quedarse comprometiéndose con las economías que los acogen.